¿Qué es una AWP (aplicación web progresiva) y para qué sirve?

Teléfono móvil encima de teclado, todo en tonos azules

Cuando pensamos en montar un negocio, hasta no hace mucho, solíamos tener en mente el pack “Logo+tarjeta de visita+página web” (como mínimo).
Los tiempos cambian y a ese pack “básico” se le añade ahora, al menos en algunos casos, el disponer de una aplicación móvil. Para eso tenemos las aplicaciones nativas, esto es, las creadas específicamente para móviles y tablets y las aplicaciones web progresivas. Vamos a hablar de las del segundo grupo.

¿Qué son las apps progresivas?

Las apps progresivas (“Progressive Web applications” en inglés) son algo así como un “híbrido” entre aplicaciones para dispositivos móviles (tablets, smartphones) y páginas web. Dicho esto grosso modo. Aparecieron a partir de la versión 4.1 de Android, que coincide con la inclusión del navegador Google Chrome en el SO móvil de Google.

Son una suerte de aplicaciones para que funcionan (sobre todo en lo que son contenidos) como si se tratase de páginas web. La diferencia está en la visualización: están adaptadas al diseño responsive y no presentas problemas de visualización según el navegador.

Al estar basadas en un navegador, otra característica es que pueden funcionar offline, como cuando tenemos las páginas descargadas (la caché de archivos aquí se llama AppCache) en el navegador de nuestro ordenador. Cuando volvemos a estar conectados, sólo se actualizarán aquellos archivos nuevos con respecto a la versión de la app previamente almacenada.

Apps progresivas vs. Apps nativas

Las Apps nativas

Las aplicaciones nativas son, digamos, las “de toda la vida”. Nos referimos a apps concebidas y desarrolladas específicamente para dispositivos móviles.

Más en profundidad, hablamos de aplicaciones desarrolladas conforme los respectivos kit de desarrollo (SDKs) de cada plataforma (Android Studio e iPhone SDK). Esto implica, además, contar con un código basado en los lenguajes propios para cada SO: Swift para iPhone y Java+Kotlin para Android.

Obviamente, desarrollar una aplicación nativa exige un mayor esfuerzo técnico, de comprobación y depuración de errores hasta que la app esté lista para subirse a la app store respectiva.
La parte positiva de este trabajo es que contaremos con una aplicación capaz de aprovechar todas las funcionalidades del dispositivogiroscopio, magnetómetro, sensor de proximidad, barómetro, detector de huellas dactilares, reconocimiento facial, sensor de ritmo cardiaco, termómetro, podómetro…¿Me he dejado alguna?

Estas funcionalidades son algo que muy raramente verás nunca en un ordenador de sobremesa o en un portátil.

Las Apps progresivas

Las aplicaciones web progresivas, por su parte, son algo más “sosas” en su funcionamiento, dado que, de cierta manera se trata de “una web disfrazada de aplicación”.

  • Las apps progresivas se escriben en los lenguajes propios de la web (HTML, CSS, JavaScript…) y eso les posibilita una mejor adaptación multi-plataforma.
  • Por el contrario, al no estar optimizadas para SO móviles, pierden la capacidad de aprovechar elementos existentes en muchos teléfonos y tablets: sensor de huellas, acelerómetro, podómetro…El esfuerzo de producción que se requiere es menor y eso repercute en el coste final de su desarrollo, más o menos la mitad de lo que costaría un desarrollo nativo.

¿Por qué tener una app web?

Salvo que seas una empresa cuya actividad requiere imperiosamente una app nativa o en el caso de que tu presupuesto te permite el lujo de pagar la producción de una nativa, la mayor parte de las veces una app web progresiva es la solución más ajustada en la relación calidad-precio-necesidad.

Las apps progresivas tiene otras ventajas, como el poder descargarse directamente desde tu web (y no desde las app store), lo que permite invertir en SEO y SEM que será positivo para tu página. 
Las actualizaciones son automáticas, los contenidos se renuevan en tiempo real y al utilizar el protocolo web HTTPS, cuentan con un añadido extra de seguridad.

¿Cuándo tener una app progresiva?

Hombre utilizando portátil y teléfono móvil

Después de todo lo mencionado, es fácil deducir las razones que nos indicarán que es un buen momento para tener una app progresiva en nuestro negocio:

  • Cuando la mayoría de nuestros usuarios usan mayoritariamente nuestros servicios desde un navegador (especialmente si es Google Chrome y Mozilla Firefox).
  • Cuando la app es para “consumo interno” dentro de empresa. Al ser más fáciles de actualizar y multi-plataforma, favorece lo que en inglés se conoce como “business automation” (automatización de negocio).
  • Cuando el grueso de la app está dirigido a contenidos y no al uso de funciones del terminal como el acelerómetro, sensor de proximidad, etc…

El algoritmo de Google y la tecnología AMP

Un aspecto que ha cambiado el panorama de las apps nativas frente a las basadas en la web ha sido el impulso que Google ha otorgado al Mobile first en sus resultados de búsqueda.
Esto significa que su algoritmo privilegia la versión móvil de una web frente a su análoga de escritorio. No deja de ser una medida lógica, dada la evolución mostrada en el acceso a la web, más y más desde dispositivos móviles, en detrimento del PC.

A eso se añade la popularización de la tecnología AMP (Accelerated Mobile Pages) creada por un consorcio en el que –oh sorpresa- se encuentra también Google. Esta tecnología, creada en 2016, “simplifica” aún más la versión móvil de una web, permitiendo una carga de página más rápida (muy útil si disponemos de una débil conexión) y mejora también la experiencia de usuario en pantallas de menor tamaño.

Un último apunte: apps híbridas

Antes de finalizar, cabría recordar que existe un tercer tipo de apps, a medio camino entre las apps nativas y las progresivas. Se trata de las apps híbridas.

Se llaman así porque, además de estar escrita en lenguaje web, cuentan además con acceso a las APIs nativas de cada plataforma de la que se nutren de datos. Así, pese a ser desarrolladas como PWA, van un paso más allá con la API, para obtener un mayor aprovechamiento de los capacidades móviles.

Conclusión

Si has pensado que te convendría tener una app de tu negocio, ya tienes información suficiente para saber qué te conviene.

Según las necesidades de tu público, de cómo utiliza el móvil y cómo quieres aprovechar sus posibilidades en función de tu negocio, la respuesta será más o menos clara.
Bueno, y evidentemente, no te olvides que las apps cuestan dinero. Piensa en el presupuesto aproximado que quieres (o puedes) dedicar y a partir de ahí, busca un desarrollador que pueda hacerla realidad.

Imágenes: Prashant Gautam, Matheus Bertelli y Gerd Altmann en Pixabay

Acerca de Daniel Vaquero

Posibles efectos secundarios. En caso de duda, consulte con su médico o con su farmacéutico. Puede producir somnolencia

Ver todas las entradas de Daniel Vaquero →

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.