Conceptos básicos de blockchain y Bitcoins (I)

Mujer rubia con un Bitcoin en la mano

Una de las entradas más difíciles de escribir en el curso de este blog ha sido, sin duda, ésta. No porque te vaya a ser difícil comprenderla, sino más bien para que sea, efectivamente, todo lo contrario.  Criptomonedas, blockchain, algoritmos… son conceptos de primeras algo “complicadillos”.

Empecemos.

Índice:

¿Qué es el blockchain?

Blockchain es, grosso modo, una tecnología de “procesado de la información“. Dicho muy por encima, porque a poco que empieces a leer, entras en conceptos netamente tecnológicos. Pero no es el asunto de esta entrada.

Blockchain es una manera de tratar la información que permite que ésta sea anónima, segura y transparente. Aunque habitualmente lo asocies con transacciones bancarias, su aplicación en otros campos está en pañales. Pero con mucho futuro por delante.

En el campo bancario es donde más se está desarrollando el uso de esta tecnología. Es así porque facilita las transacciones sin intermediarios (bancos, “¡temblad!”), con su consiguiente ahorro de costes. Aparte, son anónimas: nadie se va a enterar en qué estás gastando el dinero ni a quién le vendes “lo que sea”.

Es precisamente el ahorro de costes, junto la falta de intermediarios,  lo que ha hecho a los bancos centrar su interés en el blockchain. Según datos del Banco Santander, en 2022 el blockchain podría significar un ahorro de cerca de 20.000 millones de euros para el sector financiero a nivel mundial.

Según datos del Banco Santander, en 2022 el blockchain podría significar un ahorro de cerca de 20.000 millones de euros para el sector financiero a nivel mundial.

Y el Bitcoin, ¿qué es?

Una vez aclarado -más o menos- de que se trata el/la blockchain, es más fácil explicar que son los Bitcoins.

Los Bitcoins son divisas digitales encriptadas  😆 , esto es, criptomonedas. Igual que tenemos euros, dólares, yuanes… también tenemos Bitcoins, Ethers, Ripples… El primer grupo son las divisas de toda la vida, que no hace falta explicar. El segundo es completamente digitalbasado en blockchain.

Como precursora de las monedas digitales, el Bitcoin apareció en 2008, momento en el que el dominio bitcoin.org (METER ENLACE) fue registrado. Sin saber a ciencia cierta si se trata de una persona u organización, se dice que un tal Satoshi Nakamoto fue quien publicó el whitepaper definiendo el Bitcoin así como su funcionamiento.

¿Por qué el Bitcoin sube o baja de valor?

El Bitcoin (como el resto de criptomonedas), no está controlado por ningún banco o país. Su valor se basa exclusivamente en lo que la gente está dispuesta a pagar por comprar esta divisa digital.

Dicho de otro modo, son los usuarios de Bitcoin los que elevan o bajan el valor del Bitcoin según suba o baje la demanda (de nuevo, dicho esto de manera muy sumaria). El bitcoin es una moneda extremadamente volatil, que puede variar de valor en cuestión de horas.

¿Y qué es minar Bitcoins?

Otro concepto un tanto difícil de explicar. Para empezar, nadie mina Bitcoins. Minar Bitcoins es una manera de llamar al proceso por el que los usuarios de una red de criptomonedas -la que sea- ponen su tecnología (su hardware) al servicio del blockchain y el procesado de transacciones. 

Si este servicio fuese gratis, poco interés tendría para nadie dedicar sus recursos tecnológicas por amor al arte. Lo que reciben los “mineros de criptomonedas” son comisiones por validar operaciones con blockchain, gracias a la potencia de cálculo de sus equipos.

Normalmente se establece unas comisiones determinadas (la billetera suele recomendar la comisión adecuada en función del tamaño de la transacción y el estado de la red en ese momento) , pero se priorizan las operaciones que ofrecen comisiones más altas.

Se puede llegar al caso de que una transacción nunca llegue a confirmarse (y los fondos no sean enviados/recibidos) si la comisión de la operación no genera interés suficiente para validar la operación.

¿Y si sólo quiero comprar Bitcoins?

Si queremos Bitcoins sin tener que minarlos, podemos comprarlas pagando con una moneda de curso legal (dólares, euros, libras…) a través de un “cajero de bitcoins” (Bitstamp o Coinbase, por ejemplo). Desde tu billetera sólo tienes que acceder a la opción “comprar bitcoin” y crear una cuenta con cualquier socio de intercambio de bitcoins por dinero (los “cajeros”).

(“Curioso” que el dominio blockchain.com esté registrado en Luxemburgo y la función de compra esté habilitada, además de para los EEUU, países de la UE y la India, en lugares como Liechtenstein, Noruega, Suiza, Mónaco y San Marino)….

Los bitcoins que compres los puedes guardar en el monedero de bitcoins, sea dentro de tu ordenador, tu teléfono móvil, tablet… Ademas, gracias a esta suerte de cajeros, es posible conocer el valor diario y actualizado de los bitcoins. 

Entonces, ¿cómo funciona el Bitcoin en un proceso de compra-venta?

Bitcoins, ripples, ethereums y un lingote de oro

Vamos a tratar de explicar esto lo más sencillo posible:

Tenemos dos personas, comprador y vendedor. Ambos interesados en realizar una transacción a través de la blockchain. Les interesa este sistema por sus ventajas, de las que ya hemos hablado. Han decidido usar Bitcoins como método de pago. 

Comprador y vendedor cuentan con un monedero electrónico de Bitcoins, esto es, una aplicación alojada en su móvil, PC, portátil…con el que van a realizar la transacción. En inglés, hablamos de un Bitcoin Wallet.

Un monedero de Bitcoins es un software que permite operar con una criptomoneda para realizar transacciones. La seguridad de los mismos radica en que la información de sus claves de acceso (usuario, contraseña) no se almacena en ningún servidor, sino en el dispositivo donde se instala el monedero.

Desde el momento en el que el comprador inicia la operación, todos los miembros de la red de Bitcoin son “alertados” de esta nueva transacción. Ponen sus “máquinas” a funcionar para resolver los algoritmos y aquel miembro que los resuelve es recompensado con Bitcoins (recompensa = comisión).

Tipos de monederos BitCoins

  • Monederos BitCoins online: se accede a ellos desde la red, independientemente del dispositivo.
  • Software de monederos BitCoins: aplicaciones para gestionar estas monedas virtuales, ya sea desde el móvil, el ordenador o una tablet. Algunos de los más conocidos son:
    1. Para Android: Micellium for Android, Bitcoin Wallet for Android o GreenBits.
    2. Para iOS: Breadwallet, Copay o Airbitz
    3. Para escritorio: Armory, Electrum o BitCoin Core.

La transacción, debidamente “etiquetada”, se añadirá a su vez a un bloque más grande de transacciones (de ahí lo de “block”) y que a su vez se unirá a otros muchos formando una cadena de bloques de transacciones. Voilá, ya tenemos la blockchain.

Teniendo esto claro, para realizar operaciones necesitaremos saber la dirección (iD) de los participantes en la operación bancaria. Se trata de cadenas de letras y números aleatorios que se generan en cada transacción. Así:

  1. Para enviar fondos:  conocer la iD del destinatario(s) de los fondos para esa transacción
  2. Para recibir fondos: saber cuál es nuestra iD en la correspondiente operación.

Continuará…

Acerca de Daniel Vaquero

Posibles efectos secundarios. En caso de duda, consulte con su médico o con su farmacéutico. Puede producir somnolencia

Ver todas las entradas de Daniel Vaquero →