El vídeo en la estrategia de marketing digital

Vivimos la era de la imagen por encima del texto. Y cada vez más, del video frente a contenidos estáticos. ¿Sabes aprovecharlo en tu estrategia de marketing? En esta entrada, te damos algunas pistas de cómo y por qué el video es un gran aliado para la comunicación y promoción en la empresa.


Cada vez se consume más vídeo

Video en Internet significa YouTube. Bueno, ahora un poco (no demasiado) también Instagram o Tik Tok.Pero si hay un sitio por excelencia para consumir contenidos en este formato, ese es YouTube.

Si revisamos estadísticas, las cifras de consumo de vídeo nunca han dejado de crecer en los últimos años. Más aún cuando la internet móvil explotó, las conexiones mejoraron (y en consecuencia, la calidad de las reproducciones) y se optimizó tanto el consumo de datos como las tarifas asociadas.
Entonces, en ese preciso momento, el video se hizo el rey. Muy pronto (ya está ahí), veremos la competencia entre Disney +, Amazon Video Prime, Apple TV+ y por supuesto Netflix.

Volviendo a “los de siempre” sea ocio, formación o simple curiosidad, YouTube y muuuuuuuuuuuuuy de lejos Vimeo o Dailymotion, proporcionan contenidos sobre casi cualquier cosa.
¿Quién se resiste a la comodidad de ver un video, frente “al esfuerzo” de leer un texto?. Voilá.

Si tu no creas vídeos, tus competidores sí lo hacen

Volvemos a una de las paradojas de la comunicación empresarial. Nada se vuelve necesario hasta que tu competencia lo hace…y le va bien. Y te toca seguir la corriente. O ir en contra de ella (a veces funciona).

Con las mejoras en compresión, calidad y envío de contenidos , podemos encontrar video en casi cualquier formato publicitario y soporte: dispositivos móviles (tablets y smartphones), en televisión, más y más en publicidad exterior (esas las videopantallas que sustituyen a los posters en las paradas de autobús…), en tu nevera…

En el marketing contenidos, está demostrado que una landing page con videos puede conseguir bastante más conversiones que una que no los tiene.

Los buscadores se han adaptado a los vídeos…

Ya han pasado unos años desde que Google decidió incluir los vídeos como opción en los resultados de búsqueda. En cierta manera, es el pez que se muerde la cola (dentro por supuesto de Alphabet): los videos más vistos son los que aparecen en YouTube y los resultados que encuentra Google son, oh sorpresa, los de YouTube. Todo se retroalimenta.

Si sabemos jugar bien la baza de los contenidos en vídeo, podemos darle un buen empujón SEO a nuestro sitio web. Video que se ve, resultado que se muestra, enlace que va a nuestra landing page…

Desde septiembre de 2019 Google nos ofrece los resultados de video con el momento más cercano a nuestra petición de búsqueda dentro del video en cuestión.

Ej.: queremos una receta de pasta con gambas, Google nos va a devolver el momento exacto en el que los videos mencionan esos términos. Todo esto, por supuesto, dicho de manera muy sumaria.

Conclusión: un buen vídeo puede hacer bien -y mucho- a tus esfuerzos de posicionamiento.

… y los vídeos a las pantallas

Vivimos entre pantallas. Saltamos de la televisión al tablet, luego el smartphone, de nuevo al ordenador, cogemos el laptop, algunos se atreven con los smartwatch… Y esto sin contar las pantallas de publicidad exterior.

Ilustración con varios monitores en tres filas

La mejora de la calidad de las pantallas(IPS, Full HD, 720p, 1080p, 2K, 4K, …) y su ligereza (= portabilidad) permite que el vídeo pueda consumirse en cualquier lugar, momento y situación. Y esto, sin entrar aún en las posibilidades que ofrece el Internet de las cosas.

Asi que ya sabes: cuando pienses en vídeo, hazlo con la idea en la cabeza de cómo será la experiencia en cada pantalla (sobre todo la del móvil).

Las métricas de la visualización de vídeos

Las métricas del consumo de vídeos nos proporcionan valiosos datos sobre la forma de disfrutar del mismo para nuestro público objetivo. ¿En qué soporte? (tablet, pc, televisión inteligente, smartphone…); ¿qué plataforma? (YouTube, dailymotion, la propia web…); ¿qué contenidos funcionan mejor? (videos cortos, de varios minutos, de más de 10 minutos…); ¿A qué hora se ven? (al ir a trabajar, por la noche…); ¿En qué orden?…

Los datos que podemos obtener son muchos y de un valor muy importante para conocer mejor a nuestros consumidores, saber qué funciona mejor con ellos y qué no y qué debemos corregir de nuestros contenidos para que se asocien de forma óptima a nuestra marca, nuestro negocio, a nuestros productos.

El valor añadido del vídeo

Lo sensorial y emotivo es individual, subjetivo. Pero no hay nada mejor que el video para adaptarse a esa “individualidad”. El vídeo transmite matices imposibles de comunicar con una imagen fija o un texto. Es el mejor medio para conectar de forma más rápida y directa con más personas.

No hay casi mejor y más directa forma de llegar a la emotividad de los clientes que a través del vídeo. Gracias a la narración, la música, los efectos…el vídeo consigue tocar “la fibra” de una manera que no lo puede lograr la imagen fija, el audio o el texto.

Se transmiten matices imposibles de comunicar de otra manera. Es lo que se conoce en marketing como visual storytelling (seguro que te suena). Un concepto, además, íntimamente ligado al inbound marketing, el engagement con el producto o la marca y, finalmente, la ansiada conversión.

Un formato fácilmente reutilizable

Diferentes formatos de video y audio.

No es lo mismo ver dos veces la misma película o serie que releer por una segunda vez una novela. La sencilla asimilación del vídeo en comparación con otro tipo de mensajes le hace fácilmente reutilizable.
Además, con una buena edición, podemos darle un tono y sentido bastante distinto respecto a la pieza original. Ahí depende del talento y creatividad de cada cual. Pero se asemeja a la manera de promocionar una película:

  • Montaje del director
  • Montaje extendido con escenas descartadas
  • Un vídeo -precisamente- de esas escenas
  • Trailers
  • Teasers

Las propias plataformas promocionan el uso y la edición del video a través de tutoriales, como sería por ejemplo la YouTube Creators Academy o Twitter con Media Studio.

Las posibilidades no son infinitas. Pero casi. Tenemos soluciones de edición online que nos permiten editar sin salir del navegador. Otras adaptadas al móvil, sea Android o iOS e incluso focalizadas en el formato admitido por cada red social (véase Instagram). Sólo es necesario hacer una sencilla búsqueda y las alternativas (gratuitas y de pago) son numerosas.

En resumen…

El video en la estrategia de marketing es más que necesario. Si tienes la oportunidad, trata de encontrar la manera que encajen en tu estrategia de comunicación y promoción. Una vez tengas la idea de qué contenidos incluir, trata de cuidar un poco la edición sobre todo el sonido. Por último, busca una cierta continuidad a tus contenidos, tanto en el tono como en la periodicidad, probando -cómo no- qué contenidos funcionan mejor o peor, gracias a las métricas de YouTube o las que te ofrece tu sitio web.

Imágenes (créditos):
Imagen de 200 Degrees en Pixabay.
Imagen de Mateusz Zdrzałek en Pixabay
Imagen de Gino Crescoli en Pixabay

 

Acerca de Daniel Vaquero

Posibles efectos secundarios. En caso de duda, consulte con su médico o con su farmacéutico. Puede producir somnolencia

Ver todas las entradas de Daniel Vaquero →

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.