Los unicornios existen y viven en Silicon Valley

Los unicornios, seres mitológicos, pero también startups

El título de la entrada no es producto de ninguna sustancia alucinógena. Por desgracia, los unicornios no existen (¡ojalá!). Se trata de un término que define a las startups cuyo valor llega (y supera) la barrera de los 1000 millones de dólares.

La llegada de los unicornios -de los empresariales- es algo relativamente reciente. En 2013 una mujer, Aileen Lee, una inversora de capital de riesgo, fundadora de Cowboy Ventures, acuñó el término para un artículo que se publicó en la cabecera especializada en tecnología TechCrunch.

En su artículo, titulado Welcome to the Unicorn Club: Learning from Billion-Dollar startups (“Bienvenido al club del Unicornio: aprendiendo de las start-ups de los 1000 millones de dólares”) Lee quiso comparar la “exoticidad” del animal mitológico con la bajísima frecuencia (menos del 1% de las startups) de empresas digitales cuyo valor de mercado llega a alcanzar y superar los mil millones de dólares.
Además de la cifra, hay una segunda condición: para ser unicornio, la empresa tenía que alcanzar esta valoración en menos de 10 años desde la fundación de la misma.

La gran mayoría de unicornios hablan inglés con acento estadounidense o si no -oh sorpresa- chino. La única startup española en este selecto club es Cabify. Fundada en 2011, su valor está por encima de los 1200 millones, convirtiéndose en una suerte de “Uber” para los mercados hispanos y portugueses. BlaBlaCar, competencia de Cabify es otro unicornio, en este caso francés. ¿Su valoración? Alrededor de 1600 millones.

En cuanto a las áreas de negocio, estas valiosas startups se encuentran mayoritariamente relacionadas con el sector de la tecnología, ya sea comercio electrónico, software y servicios de internet, fabricación de hardware, el big data o laciber-seguridad.

Una “población” en continuo aumento

Atendiendo por tanto a las dos condiciones de Lee (valor de mercado y antigüedad) , la aparición de “unicornios” ha seguido una tendencia creciente, multiplicándose por nueve en tan sólo 5 años (2011-2015).
Desde el momento en el que surgieron, esta rara avis empresarial es cada vez más frecuente. Se debe, bien seguro, a la evolución de la economía hacia lo digital, con mercados globales y sin barreras físicas.

AirBnb o Pinterest son ejemplos de unicornios plenamente asentados en nuestra vida cotidiana. Igual que, por ejemplo, Deliveroo.

Otros ejemplos:
Si se da la casualidad de que eres freelance, es posible que puedes estar trabajando en uno de los numerosos espacios de coworking de los que dispone WeWork, otro unicornio cuyo valor estimado se halla en torno a los 45.000 millones de dólares -nada menos-.

Siguiendo el ámbito laboral, es bastante posible que alguna vez hayas utilizado SurveyMonkey para hacer encuestas (2.000 millones de valoración). O que tengas una duda y la formules en la comunidad Quora (1800 millones). Y si hablamos de aprender, ¿quién no conoce Udacity? La plataforma de cursos vale, en su caso, más de 1.000 millones de dólares.
Hasta una plataforma tan “particular” como reddit es también un unicornio (1.800 millones)

Unicornios tamaño XXL

Un caballo de madera similar al Caballo de Troya en la antigua Grecia.

Tengo que admitir que no conocía estos términos antes de escribir esta entrada, pero ya que existen, creo conveniente incluirlos.
Se trata de los “decacornios” (decacorn en inglés),compañías cuyo valor está por encima de los 10.000 millones de dólares. Nada mal, ¿no?. Existen y alguna de ellas seguro te suena:

  • Uber: La empresa estadounidense de alquiler de vehículos con conductor tiene un valor estimado de casi 70.000 millones de dólares. Todo un gigante al que el término unicornio se le ha quedado nétamente pequeño. Uber, fundada en 2009 por Travis Kalanick, tardó cuatro y medio en alcanzar el status de Unicornio. La empresa opera en más de 60 países y casi 500 ciudades.
  • AirBnb: ¿Hay alguien que no conozca a qué se dedica AirBnb? La startup estadounidense de alquiler de viviendas entre particulares tiene un valor de en torno a los 30.000 millones de dólares. O lo que es lo mismo, “con dos AirBnb tienes una Uber”. Su fundación es previa a la empresa de alquiler de vehículos (2008), pero en cambio su crecimiento fue sensiblemente más rápido. Tan sólo 3 años le hizo falta para ser valorada en más de 1000 millones de dólares (2011). Su campo de operaciones son casi 191 países. Nada menos.
  • Space X: el crecimiento de la empresa de Elon Musk ha sido algo más continuado y menos vertiginoso que los dos ejemplos anteriores. Fue creada en 2002 si bien no fue hasta 10 años más tarde cuando llegó a alcanzar el status de unicornio. Claro que luego, no ha parado de crecer. Actualmente su valor roza los 25.000 millones de dólares.

Por encima del unicornio y el “dedacornio” existe otra “especie AÚN MÁS GRANDE. Es el “hectocornio” (hectocorn) que fácilmente deduciréis que se trata de empresas con un valor por encima de los 100.000 millones.
A estos se les llama también “Super Unicorn“. Un buen ejemplo de esto sería la red social Facebook.

Para terminar, un apunte: empresas que en sus orígenes fueron unicornios pero han pasado por una transformación (tras su salida a bolsa o adquisición por otra empresa) no son estrictamente unicornios. En este grupo se incluyen, además de Facebook, el fabricante de móviles Xiaomi, la también red social Twitter, Skype (propiedad de Microsoft), GoPro y sus mini-cámaras o el omnipresente WhatsApp (perteneciente a Facebook).

Imágenes: brianneises y hauteteazedesigns en Pixabay
Fuentes: Wikipedia (1 y 2); BBVA; Tech.co; New York Times

Acerca de Daniel Vaquero

Posibles efectos secundarios. En caso de duda, consulte con su médico o con su farmacéutico. Puede producir somnolencia

Ver todas las entradas de Daniel Vaquero →

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.