Redes sociales y usos

Objetos de oficina sobre fondo blanco

Facebook, Linkedin, Twitter, Instagram, Snapchat…a veces cuesta entender por qué tiene que haber tantas redes sociales y si tiene sentido utilizarlas todas. Aparte de por motivos obvios (lo de estar en contacto y eso), hay ciertas diferencias entre ellas y en algunos casos claras vocaciones prácticas a la hora de usar cada una.

Instagram

Para los viajes y la moda, Instagram ha resultado un fantástico aliado. Se trata de vender lo visual, de que “entre por los ojos”. Y para ello, nada mejor que la red social propiedad de Facebook. No hace mucho un artículo hablaba de cómo el público entre 20 y 25 años elegía los destinos de vacaciones según su “instagramización” (vamos, que si el lugar vale para que quede “bonito” en las fotos). Cosas de 2017, qué le vamos a hacer.

EN CUALQUIER CASO, INSTAGRAM ES UN PERFECTO “SHOWROOM” PARA AQUELLO QUE REQUIERE SER VISUALIZADO PARA LAS FIRMAS DE MODA, ES UNA FORMA IDÓNEA DE ESTAR MÁS CERCA DE SU PÚBLICO Y PARA ÉSTE, UNA FORMA DE ESTAR AL DÍA DE LOS ÚLTIMOS TRAPITOS (DICHO SIN MALDAD, POR SI ACASO).

Linkedin

Pues poco que decir aquí. Casi imprescindible para la búsqueda de empleo y para independientes, como “hábitat” para hacer contactos. A las empresas generalmente también le suele venir bien para atraer talento. Pero eso es algo más denso como para hablarlo aquí. Lo dicho.

Pinterest

¿Para qué corchos sirve Pinterest? Me lo pregunté la primera vez que entré. La primera y las 15 siguientes. Pero un día la bombilla se iluminó y encontré un uso muy interesante en esta red.

Pinterest es, vamos a decir, la versión “humana” de Google Images. Un sistema de curación de contenidos “a lo bestia”. El mecanismo es bastante sencillo: te abres una cuenta y empiezas a crear pins, que no son más que imágenes que encuentras a lo largo y ancho de la red y que te resultan interesantes. Para lo que sea (excepto pornografía, que no lo permite). Estos pins se pueden agrupar en tableros y tanto pins y tableros se asocian a palabras clave.

Piensa en Pinterest como una colección de cromos temática y virtual. Una colección que puede ser privada (tableros secretos) o pública (por defecto). Ahora, añade un buscador de pins y tableros (también se pueden buscar usuarios) basado en las palabras clave que definiste antes y ya tienes ese “google images humano” que os comentaba.

La familia Simpson, en un pin de Pinterest
Los miembros de la familia en alemán, extraído de una búsqueda en Pinterest

La principal aplicación que he encontrado en Pinterest es la búsqueda de contenidos para aprender. Primero empecé con los idiomas, luego lo extendí al marketing, más tarde al SEO y ahora tengo un buen grupo de tableros de temática muy variopinta (desde diseño 3D a pins sobre los super héroes de Marvel y DC).

Tips sobre cualquier cosa, cuadros-resúmenes sobre temas específicos, toda suerte de infografías, fotografías sobre determinados contenidos, tutoriales… Es posible encontrar casi de todo.

En un momento en el que cada vez más la imagen prevalece por encima del texto, quizá el aprendizaje de un nuevo idioma, descubrir más sobre ese programa que no dominas o simplemente saber más sobre tu hobby favorito son buenas excusas para darle una oportunidad a Pinterest.